Pages Navigation Menu

Companía de Teatro Musical

Ya sé que estoy piantao’

piantao-webProvenientes de escuelas musicales contrastantes, como contrastantes son sus lugares de nacimiento, Ástor Piazzolla y Carlos Guastavino son dos de los máximos exponentes de ese género musical que, en Argentina, camina por la frontera de lo culto y popular, de lo formal y lo intuitivo, de lo medido y lo terriblemente apasionado.

Ambos de formación musical clásica, dieron origen a cientos de composiciones en donde la raíz popular (en un caso del tango, y en el otro del folklore argentino) se funde con la tradición romántica, produciendo un género nuevo, alimentado de algunos de los más importantes poetas argentinos del siglo XX.

Ástor Piazzolla, nacido en Mar del Plata, provincia de Buenos Aires, fue uno de los músicos de tango más importantes del pasado siglo. Estudió armonía y música clásica y contemporánea con la compositora y directora de orquesta francesa Nadia Boulanger (1887-1979). Cuando comenzó a hacer innovaciones en el tango en lo que respecta a ritmo, timbre y armonía, fue muy criticado por los tangueros de la «Guardia Vieja», ortodoxos en cuanto a ritmo, melodía y orquestación. Sin embargo, en los años posteriores sería reivindicado por intelectuales y músicos, adquiriendo renombre internacional.

Carlos Guastavino, oriundo de Santa Fe, fue sin lugar a dudas el mayor exponente del nacionalismo romántico argentino. Su estilo musical fuertemente influenciado por el romanticismo del siglo XIX lo llevó a mantener distancia de los compositores modernistas argentinos, como por ejemplo Alberto Ginastera. Dicho aislamiento de los movimientos modernos y vanguardistas,  

así como su éxito al crear una música nacional atractiva empleando un lenguaje romántico, le convirtieron en un modelo para la generación de autores de música popular y folclórica argentina de 1960, quienes aplicaron muchas de las innovaciones de Guastavino en su propia música.

Ya sé que estoy piantao’ (*) es un homenaje a estos dos “locos” que han sabido ser fieles a la música en su emotividad y lirismo y que para emocionar no han necesitado despliegues espectaculares o deformaciones patológicas sino una simple y clara melodía siempre inconmovible y presente en el tiempo. Este es el milagro del músico sincero, cuya autenticidad ha hecho que sus más pequeñas obras tengan futuro.

A 100 años del nacimiento de Carlos Guastavino y 20 de la desaparición física de Ástor Piazzolla, sus composiciones no pasaron con la moda del momento sino que, al llevar en sí la voz interior de estos músicos sensibles a su medio y capaces de expresarlo, han quedado permanentes y formarán parte de las buenas cosas que produce el espíritu argentino.

(*) PIANTAO’: Término perteneciente al lunfardo, que significa “loco”, “fuera de sitio”.

Cómo vivir sin verte si sé que pertenezco a esa región

en donde la emoción le gana siempre a la razón,

porque Argentina tiene locas golondrinas en el corazón,

en donde la esperanza, siempre inventa algún color,

y la gente no se cansa de soñar y dar amor.

Eladia Blazquez (1931 – 2005)

 

Raquel Fernández

(Soprano)

Alejandro Aranda

(Tenor)

Rinaldo Zhok

(Pianista)

A continuación se detallan las principales composiciones que forman parte del espectáculo.

La Bicicleta Blanca (H. Ferrer – A. Piazzolla) (1970)

Chiquilín de Bachín (H. Ferrer – A. Piazzolla) (1968)

Balada para un loco (H. Ferrer – A. Piazzolla) (1969)

Retrato de Alfredo Gobbi (A. Piazzolla) (1972)

Milonga en “Ay” menor (H. Ferrer – A. Piazzolla) (1970)

Tres y Dos (Aníbal “Pichuco” Troilo) (1943)

El Gordo Triste (H. Ferrer – A. Piazzolla) (1969)

Bailecito (C. Guastavino) (1940)

Canciones Populares (1967) Bonita rama de sauce (Arturo Vázquez – C. Guastavino)

Indianas (1967)  Gala del día

(Arturo Vázquez – C. Guastavino)

Quién fuera como el jazmín (León Benarós – C. Guastavino)

Una de dos (Juan Ferreyra Basso – C. Guastavino)

Gato (C. Guastavino) (1943)

La Rosa y el Sauce (Francisco Silva – C. Guastavino) (1994)

Anhelo (Domingo Zerpa – C. Guastavino)

ESCENARIO  Y ATREZZO

  • Piano de cola
  • Proyector de imágenes (conexión a PC o Mac)
  • Pantalla blanca para proyección en el fondo del escenario
  • (ciclorama o similar)
  • Planta de luces (ver a continuación)
  • Atril

ILUMINACIÓN ESCÉNICA

  • Mesa de control con, al menos, 6 canales.
  • Dimmer 2000W con, al menos, 6 canales. Potencia total aproximada: 50 kW
  • Seis cenitales verticales blancos (PAR64 o Recortes 25º/50º 100 W)
  • Dos paneles centrales de al menos tres luces cada uno (blanco, azul y rojo) (Se adecuarán a las condiciones generales del escenario)
  • Contraluces azul, ámbar y rojo (Número y posición se adecuarán al escenario)

 

SONIDO

  • Micrófono y pié de micrófono.

 

Contratación en gestion@nuevababel.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR